Podemos distinguir dos clases de testamento. Por un lado, los testamentos comunes: el testamento ológrafo, el abierto y el cerrado. Por otra parte, los testamentos especiales: el testamento militar, el testamento marítimo y el testamento otorgado por un español en el extranjero.

En este primer post vamos a explicar el primer grupo, es decir, los llamados testamentos comunes.

clases de testamento

  1. Testamento ológrafo. ¿Cómo es este tipo de estamento?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que se trata de un tipo de testamento escrito en su totalidad y firmado por el testador, de su puño y letra.

¿Quién puede otorgarlo?

El Código civil nos dice que tan solo las personas mayores de edad.

Debe escribirse además el día, mes y año en que se otorga. Así en caso de existir varios testamentos podremos determinar cuál es el último. Si contuviese palabras tachadas, enmendadas o entre renglones, las salvará el testador bajo su firma. En cuanto al idioma, los extranjeros podrán otorgar testamento ológrafo en el suyo propio.

Además, la persona que tenga en su poder este tipo de testamento debe presentarlo ante el Notario competente en los diez días siguientes a aquel en que tenga conocimiento del fallecimiento del testador. Si no lo hiciera podría incurrir en responsabilidad respecto de los daños o perjuicios que pudiera causar. También puede presentarlo cualquiera que tenga interés en el testamento como heredero, legatario, albacea u otros.

2. El testamento abierto. El artículo 679 del Código civil nos dice que es testamento abierto aquél en que el testador manifieste su última voluntad en presencia de las personas que deben autorizar el acto, quedando enteradas de lo que en él se dispone.

¿Qué requisitos debe cumplir?

Es un tipo de testamento que debe ser autorizado por notario, es decir, el testador debe expresar al mismo su voluntad, bien de forma oral o por escrito. Debe expresarse el lugar, año, mes día y hora. El notario leerá en voz alta este testamento para que el testador manifieste su conformidad con el mismo.

3. El testamento cerrado. Este tipo de testamento encuentra su regulación también en el Código civil, concretamente en el artículo 680. Se define como aquél en que el testador no revela sus últimas voluntades, pero declara que se encuentran contenidas en el pliego que presenta ante las personas que deben autorizar el acto.

Es un testamento notarial (el ológrafo, por ejemplo, no lo es). Es decir, deberá ser autorizado por el notario competente y si lo solicitaran el testador o el notario, deberán comparecer dos testigos.

En el siguiente post hablamos sobre testamentos especiales: el testamento militar, marítimo y el otorgado en país extranjero. Puedes leerlo en el siguiente artículo.