En numerosas ocasiones nos podemos preguntar: ¿Cómo hacer testamento?. Y también: ¿Por qué hacerlo? La respuesta es sencilla. Si lo hacemos, podremos repartir nuestro patrimonio como nosotros queramos (con respeto a las legítimas). Puedes informarte acerca de las legítimas en nuestro artículo dedicado las mismas. Enlace

Es en este punto en el que podemos distinguir entre la sucesión testada y la sucesión intestada.

De esto habla el artículo 658 del Código civil: “La sucesión se defiere por la voluntad del hombre manifestada en testamento y, a falta de éste, por disposición de la ley.” Enlace

Es decir, la sucesión testada es aquella en la que se ha hecho testamento. Y por otra parte en la sucesión intestada no se ha hecho, y es por ello que el reparto de los bienes se hará con arreglo a lo establecido en la Ley.

En este segundo supuesto, el causante o fallecido es el que decidirá el reparto de su patrimonio.

Dice además el Código civil que: “El testamento es un acto personalísimo: no podrá dejarse su formación, en todo ni en parte, al arbitrio de un tercero, ni hacerse por medio de comisario o mandatario.”

Es importante señalar que en España no es legal el testamento mancomunado.

¿Qué personas pueden hacer testamento?

Según nuestro Código civil “Pueden testar todos aquellos a quienes la ley no lo prohíbe expresamente.” Los casos en que la Ley lo prohíbe expresamente son los siguientes. Los menores de 14 años de edad, y aquellas personas que habitual o accidentalmente no se encuentren en su cabal juicio.

Así, una vez que hemos hablado de porqué hacer testamento, en nuestro artículo sobre tipos de testamento explicamos las distintas clases que se pueden otorgar en España. Enlace

No obstante, nuestra recomendación es hacer testamento abierto. Ante notario. Y contar siempre en su elaboración y trámites a realizar con un abogado especializado en la materia. Éste nos guiará en los pasos a seguir y en la mejor forma de hacerlo.